Pierre Cardin fallece a los 98 años

Pierre Cardin diseñador vanguardista y uno de los máximos representantes del estilo futurista, falleció en la mañana del 29 de diciembre en el hospital americano de Neuilly a los 98 años.

El diseñador de moda francés nació en San Biagio di Callalta, cerca de Venecia, el 2 de julio de 1922 y rápidamente se consolidó como una figura emblemática de la moda de los años 60, junto a Paco Rabanne y André Courrèges, con colecciones inspiradas en el universo espacial.

Pierre Cardin “Flowers”

De carácter visionario, Pierre Cardin fue el fundador del prêt-à-porter y pionero del desarrollo de su firma bajo licencias, a veces en sectores algo alejados de la moda.

Recortes de las prendas con formas gráficas, hombreras militares, faldas sujetas de tops de metal, vestidos con forma de burbujas y de aros, ropa con ojos de buey y la combinación de colores brillantes con tonos metálicos son algunas de las señas de identidad del estilo Cardin.

Sus inicios en el mundo del teatro

Cardin llegó a París en 1945 y siguió una formación clásica, de la mano de Jeanne Paquin y Elsa Schiaparelli, antes de entrar en la casa de Christian Dior y de participar en la creación del famoso traje “Bar”. Fue en 1950, a la edad de 28 años, cuando fundó su propia firma.

Se instaló en el número 10 de la rue Richepanse en París (convertida después en rue du Chevalier-de-Saint-George) y comenzó a diseñar ropa y máscaras de teatro, influenciado por su encuentro con al artista Jean Cocteau, quien confió en él para el diseño del vestuario para su película “La Bella y la Bestia”.

Los años 60 marcaron el desarrollo de la carrera de un diseñador que declaró: “Yo hago moda, es mi droga”. Lanzó su colección prêt-à-porter para mujer en 1959 en Printemps, y para hombres, al año siguiente. Esta fue una colección presentada por estudiantes durante el desfile, pues los modelos masculinos no existían en aquella época.

Desarrolló su colección infantil en 1966, introdujo materiales sintéticos y fue también entonces cuando inició la creación de un modelo de negocio basado en las licencias.

“Mi gran golpe de genialidad fue crear el prêt-à-porter cuando solo había alta costura, lo que siempre te hace perder dinero. Me dijeron que no duraría dos años, pero creí firmemente en mi idea. Me criticaron y luego me imitaron”

Cardin “Rey de las licencias”

Su compromiso y su visión del mercado le llevaron a ser fuertemente criticado por sus compañeros, además de despedido de la Chambre Syndicale. Pero Pierre Cardin sabía que quería “crear marca, porque una firma puede desaparecer a los tres meses, mientras que una marca permanece”. Después, se comprometió a desarrollar su marca a través de las licencias: papeles pintados, agua mineral, platos… casi todo tenía lugar. Así, el nombre de Pierre Cardin invadió más de un centenar de países y multitud de objetos.

El diseñador también era amante del arte. En 1970 abrió su fundación en la capital francesa, en la que reunió a pintores, escultores y directores; el espacio, finalmente, fue absorbido por la ciudad de París en 2016. También auspició la instalación de un museo llamado “Pasado-Presente-Futuro” en Saint-Ouen en 2006, que después trasladó en 2014 a París, a un espacio de 1000 metros cuadrados situado en el 5, rue Saint-Merri. Se trata de un lugar que recorre la “pasión creativa” del modisto francés a través de 200 modelos de alta costura y muebles de diseño.

A principios de la década de los 2000, el diseñador compró el castillo del Marqués de Sade en Lacoste, en el Vaucluse, así como 30 casas en la misma localidad para celebrar eventos culturales, lo que desencadenó fuertes tensiones entre los habitantes de la zona.